+

Breve historia de los indigenas nayaritas

La gente que habita San Pedro Lagunillas

 

Hombres prehistoricos

Los primeros habitantes de esta zona volcánica y fértil, probablemente estuvieron aquí hace unos 6,000 años. Eran tribus nómadas y cazadoras de mamuts y mastodontes de cuya carne y pieles dependía su supervivencia.

Aquellos antiguos vivían en cuevas de forma temporal porque se movían de acuerdo a la movilización de los rebaños. Los grandes mamíferos como los mamuts y los mastodontes, necesitaban vivir en lugares donde había mucha agua, como lagos, grandes ríos y abundante vegetación. Sin duda que nuestro municipio fue de los más ricos y fértiles, como lo sigue siendo hasta el día de hoy gracias a la actividad volcánica que durante miles y millones de años ha tenido lugar aquí ayudando a la fertilización del suelo. No me cabe duda que era aquí donde más rebaños pastaban, y las tribus norteñas menos favorecidas emigraban en períodos buscando este favorecido territorio, habitando las incontables cuevas y grietas que se forman naturalmente en los volcanes de este nudo neo volcánico.

cueva

En algunos lugares aún se podemos admirar grandes cuevas que no han sido estudiadas. Algunas. como las que se encuentran en las partes altas de los volcanes, están habitadas por especies felinas que están hoy en peligro de extinción y es mejor dejarlos en paz, por lo que son poco visitadas. En una ocasión, intentamos visitar una de las mencionadas cuevas. Cuando intentábamos subir al cerro donde se nos había indicado había una guarida de felinos - nuestro plan era tomarles unas fotos a una distancia prudente - nos detuvo un furioso enjambre de abejas que nos hizo correr e incluso caer rodando por el camino de regreso. Recuerdo que uno de los policías que nos había acompañado, fué el más picado por los insectos, y de broma le dije: "les hubieras dado un balazo"... El caso es que durante mucho tiempo yo le hacía bromas cada vez que me lo encontraba en el trabajo, y por temor a las abejas, más que a los tigres salvajes, nos abstuvimos de volver a intentar subir a ver las cuevas.

Hay también en nuestra región una gran cantidad de montículos, que a todas luces son de hechura humana, y son idénticos a los que se encuentran en la región del norte en los Estados Unidos, y a los cuales no se les ha prestado la menor atención y que sin duda ocultan un arsenal de datos de la prehistoria y sus habitantes.

tumbas de tiroEn la época histórica y a lo largo de varios miles de años se desarrolló lo que se llamó como la cultura "tumbas de tiro", a lo largo de Nayarit, Jalisco y Colima. Los saqueadores han destruido la mayor parte de este registro y poco sabemos de quienes las construyeron.

Estas tribus eran los grupos más organizados socialmente y formaban pueblos en los que había una forma de gobierno y castas gobernantes según se ha podido observar por las vestiduras y adornos de los humanos representados por las figuras que se han podido conocer a pesar de la labor de los ladrones y sus clientes extranjeros.

Por este testimonio, podemos saber que las tribus que habitaban aquí estaban organizados, que practicaban una religión y creían en la vida más allá de la muerte, pues enterraban a sus muertos junto con sus bienes terrenales para que hicieran uso de ellos en la "otra vida".

No sabemos qué lenguaje hablaban los constructores de las tumbas de tiro, ya que en los tiempos de la conquista en el siglo XVI, habitaban nuestro municipio unas tribus de habla nahoa, igual o relacionada con el náhuatl que hablaban los aztecas o mexicas, pero estas tribus que algunos creen que son los teocoxquines, eran grupos invasores que habían venido del norte a invadir esta fertilísima región y despojado a sus originales pobladores que muy probablemente también habían sido invasores y conquistadores de grupos aún mas antiguos, y hablaba la antigua lengua otomí, según podemos ver por el nombre antiguo de San Pedro Lagunillas: Ximochoque (lugar de bules amargoz).

tumbas de tiro

En el siglo dieciséis, La invasión española exterminó a los teocoxquines, algunas veces simplemente por el afán de destruir y sembrar el terror, como fue el caso del maligno Nuño Beltrán de Guzmán y en otras ocasiones como consecuencia de graves conflictos como las que sostenían los indios con los frailes catequizadores que solían despojarlos de sus tierras y sus minas, y también a causa de las pestes, como la viruela y la peste bubónica..

Durante la época colonial, San Pedro Lagunillas estuvo habitado por grupos indígenas traídos de otras regiones por órdenes de la Corona, para repoblar los pueblos desolados por los frailes y los conquistadores españoles. Debido a que no había suficiente mano de obra indígena para el trabajo de las minas, se trajeron esclavos negros africanos que luego se mezclaron con la población local y para el siglo XVII y XVIII, según se puede saber leyendo las actas de defunción de la parroquia, la mayor parte de los sanpedrenses eran mulatos (mezcla de raza negra e india), coyotes (mezcla de mulatos e indios), mestizos (mezcla de raza blanca e indígena), y varios más. Los blancos y los indios puros formaban una minoría muy favorecida por los reyes de España. Entre la población indigena y mestiza, a los españoles se les llamaba "gachupines".

indios y mulatos

La población actual ya no se distingue por razas o castas, y las costumbres populares tales como las danzas, fiestas, bodas, celebraciones patriotas y muchos aspectos más de nuestra vida común tienen poco de nuestros antepasados indios, y hasta hace algunas décadas era producto de la cultura española colonial.

Sin embargo, nuestras costumbres españolas que habíamos conservado hasta hace algunas pocas décadas también están siendo cambiadas rápidamente por el estilo de vida estadounidense, y ahí tenemos el Santa Claus de la navidad, el Halloween del día de muertos, los pasteles de cumpleaños con su consabido canto de "happy birthday to you", los bailes nuevos, la música metalica y otras costumbres, pero sobre todo el vestir, y todo lo que tiene que ver con el comer y el beber.

Nuestra sociedad consumista cada día se parece más a la de nuestro próspero vecino del norte del continente.

muchacha sanpedrenseEl día de hoy se pueden ver claramente los rasgos de la mezcla de los antiguos pobladores blancos, negros e indígenas, en los rostros de muchos sanpedrenses.

Prevalecen los rasgos mulatos, de antepasados negros, con sus, cuerpos grandes, bien formados, fuertes y sanos, además del rostro característico de labios gruesos, narices anchas, pelo ensortijado, ojos redondos y piel oscura, como la hermosa muchacha de la foto izquierda.

Menos comunes son en cambio, en el poblado que es la cabecera municipal, las personas de antecedentes indígenas, que se ven tanto en las otras localidades del municipio de San Pedro Lagunillas, tales como El Conde, Coastecomate y Tequilita.

¿Verdad que en esos rostros las personas nos afirman la historia de las razas que habitaron aquí a lo largo de varios miles de años, y de las que vinieron para desplazarlas?.

Si va uno al Registro de nacimientos y defunciones que se encuentra en la Iglesia de San Pedro Lagunillas, se da uno cuenta de que en los siglos XVII y XVII habia una gran cantidad de "mulatos".

En otros poblados, por ejemplo en El Conde y Tequilita, en cambio, predominan los rasgos indígenas, especialmente entre las familias originarias del lugar, como puede usted apreciar por la foto de la muchacha de la foto derecha, pobladora de El Conde.

Entre las personas de mayor edad, fácilmente puede uno identificar de forma sobresaliente la genética de los antiguos chichimecas que emigraron hace varios cientos de años, del suroeste de los Estados Unidos, probablemente de la región del Gila.

Existe un gran rezago en cuanto al nivel cultural de las personas, especialmente entre los más jóvenes, que van a las escuelas de educación elemental solamente a "sacar el certificado", y aprenden muy poco de lo que se enseña ahí, pues la mayoría desconoce las cosas más elementales sobre la historia, la geografía, la física, biología y hasta son muy deficientes en cuanto a leer y escribir apropiadamente.

Jefe Apache

A la izquierda se ve la fotografía de un indio apache sangre pura. Su rostro no es muy diferente de los rostros de los viejos que ahora podemos ver sentados afuera de sus casas tomando el aire fresco en los calurosos atardeceres en los poblados El Conde y Coastecomate. Sin duda, tienen el mismo origen: las razas nahoas que emigraron del norte hacia el sur en busca de tierras más fértiles, y los lugares inaccesibles a las hordas invasoras, como son estos sitios rodeados de volcanes y cañones, y que están comunicados gracias a una red de carreteras, pero fueron de difícil acceso antes de que hubiera estos caminos

coastecomate, tequilita y el conde

» Ir a página de Inicio